“Imagínate que los árboles dieran WiFi, todo el mundo plantaría árboles como locos y acabaríamos con la deforestación. Es una lástima que sólo produzcan el oxígeno que respiramos…”, anónimo.

Esta frase es un meme, un meme anónimo de una persona que tenía muy claro cuales son las prioridades actuales en esta vida: una buena señal, un celular y listo. Claro que estas prioridades no pueden llamarse así, lo primero que se necesita -la verdadera prioridad- para poder disfrutar de la tecnología es existir, y para ello se requiere de la ayuda de la Madre Naturaleza.

En julio de 2019 la Fundación Ciudad del Saber inició la siembra de aproximadamente 50 árboles en el Parque de Kiwanis, con preferencia en el área del sendero. Esto es parte de la iniciativa de arborización en todo el campus que incluye sembrar un total de 100 árboles.

Esta iniciativa tiene como prioridad incrementar la sombra en la red peatonal del campus y así disminuir la temperatura para deleite de los transeúntes, aumentar la biodiversidad de la flora en los mono cultivos de grama para presentar mayores atractivos a la fauna, intensificar la copa arbórea del sitio, e incentivar que los ocupantes caminen cómodamente.

Son varias las especies de árboles que están y que estarán poblando nuestro campus y nuestro parque. La lista incluye a árboles como el Amador (Clitoria faichildiana), Ordil (Erythrophleum suaveolens), Lorito (Cojoba arbórea), Caoba (Swietenia macrophyla), Indiodesnudo (Bursera simaruba), Gavilán (Pentaclethra macroloba), Neem (Azadirachta indica), Ylangylang (Ylang Ylang) y el Árbol helecho (Filicium decipens).

Desde ahora el parque de Ciudad del Saber tendrá más vegetación, más sombra y se verá más hermoso aún. En este paraíso dentro de la ciudad no habrá que preocuparse por el oxígeno que llega a los pulmones y se podrá pasar a tener otro tipo de prioridades. Algunas que tengan que ver con conectarse a Internet, sacar una linda foto para compartir y disfrutar de la naturaleza que rodea estas 120 hectáreas de un hermoso proyecto.

Compartir