UNOPS presenta experiencias de inclusión social en proyectos de infraestructura

La Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), con sede regional en Ciudad del Saber, presentó en el Foro Urbano Mundial (WUF), celebrado en Medellín (Colombia) del 5 al 11 de abril, los proyectos Recuperación de Barrios y Cierre de Campamentos de Haití, y el programa “La Calle de mi Barrio” en Perú.

Los proyectos presentados por la UNOPS se vienen ejecutando a solicitud de los Gobiernos de Haití y Perú, e incluyen aspectos de participación ciudadana, mano de obra local, fortalecimiento de las capacidades de las autoridades públicas y aportes al desarrollo sostenible de ciudades.

Haití: Proyecto 16/6

Desde 2004, UNOPS ha estado apoyando a Haití de manera continua, a través de la implementación de proyectos de infraestructura, adquisiciones y capacidad local. Tras el fin de la fase de recuperación como consecuencia del terremoto de 2010, se ha iniciado una fase de desarrollo urbano. Uno de estos proyectos es el de 16 barrios y 6 campamentos (16/6), una iniciativa prioritaria para el Gobierno, que busca proporcionar una respuesta integrada al cierre de seis campamentos y al reasentamiento de los desplazados. El aporte al proyecto, encabezado por la Unidad de Vivienda y Rehabilitación Urbana de UNOPS en Haití, busca mejorar las opciones y la calidad de vida de comunidades que fueron fuertemente afectadas por el terremoto, abordando problemas urgentes identificados por la población, empoderando y capacitando a residentes, brindando un fuerte acompañamiento institucional, y aportando soluciones a la problemáticas alrededor de la vivienda y hábitat en el país.

“UNOPS considera la construcción de viviendas e infraestructuras como una oportunidad para crear comunidades y entornos productivos y autosostenibles. La vivienda no puede considerarse como un solo producto, sino como un proceso que debe incorporar múltiples dinámicas, incluyendo aspectos de infraestructura, servicios básicos, equipamientos y espacios públicos, participación y planeación comunitaria, creación de oportunidades de empleo, protección del medio ambiente, y aspectos de tenencia y microfinanzas, entre otros. En el proyecto 16/6, UNOPS contrató el 95% de la mano de obra en los mismos barrios que iban a rehabilitarse y el 45% eran mujeres. Se trabajó especialmente con ellas para poder identificar espacios peligrosos en los barrios, en los cuales se instaló alumbrado público, lo que ha significado un descenso de la violencia en las comunidades”, comentó Adriana Navarro-Sertich, Asesora de Vivienda en el proyecto 16/6 de UNOPS en Haití, y ponente del Foro Urbano Mundial.

El proyecto 16/6 está financiado por el Fondo para la Reconstrucción de Haití y se está ejecutando conjuntamente por el Gobierno de Haití, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el PNUD, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y UNOPS, quien lidera los procesos relacionados a la reparación y reconstrucción de vivienda y aspectos de rehabilitación urbana (infraestructura, servicios básicos, espacios y equipamientos públicos). El proyecto 16/6 comprende las actividades de rehabilitación de viviendas dañadas, la construcción de nuevas viviendas para sustituir viviendas peligrosas, y la construcción y rehabilitación de infraestructura comunitaria.

Perú: La Calle de mi Barrio

Por su parte, el proyecto “La Calle de mi Barrio” demuestra cómo las mejoras simples y económicas de la infraestructura física pueden cambiar radicalmente la situación en las zonas de bajos ingresos, mejorando la calidad de vida de la población, su autoestima y confianza en el futuro. UNOPS ha apoyado más de 400 proyectos, con una inversión total de 27 millones USD realizada por el Ministerio de Vivienda y Saneamiento del Perú, beneficiando a más de 160.000 personas. A pesar de que se ha compuesto de numerosas inversiones pequeñas, éstas han influido directamente en las condiciones de vida de la población local y cambiado sus expectativas sobre los servicios públicos.

“El sector de la infraestructura tiene un impacto directo en el desarrollo de los países y en la calidad de vida de los ciudadanos, en el combate a la pobreza, y en la mitigación y adaptación al cambio climático. Esto implica utilizar los procesos y materiales más respetuosos con el medio ambiente que estén disponibles y de origen local cuando corresponda. Otro aspecto que hay que tomar en cuenta es la necesidad de que los gobiernos locales, empresas, ciudadanos y los grupos comunitarios participen en la planificación y ejecución de los proyectos de infraestructura”, expresó Fabrizio Feliciani, Director de la Oficina Regional de UNOPS en América Latina y el Caribe.

La información de estos proyectos han representado una campaña global de UNOPS sobre vivienda y hábitat denominada “Construyendo Comunidades” (#BuildingCommunities) con el lema “More than a roof” (Más que un techo), que fue lanzada en el marco del Foro Urbano Mundial de Medellín y a través de las redes sociales.

Comparte esto