The Road Show Panamá 2012 en Ciudad del Saber

En el Ateneo de la Ciudad del Saber se llevó a cabo, por tercer año consecutivo en Panamá, The Road Show, actividad que busca llegar a la conciencia de los chicos y chicas, haciéndoles comprender las consecuencias que tiene un accidente de tránsito y la magnitud de la responsabilidad de conducir un vehículo a motor.

The Road show es un evento que tiene su inicio en Irlanda y ha recorrido con éxito Europa hasta llegar a Panamá.  Basado en testimonios de accidentes de tránsito que se comparten en forma dramática por un policía, un bombero, un paramédico, una víctima discapacitada en un accidente de tránsito y finalmente una madre que ha perdido un hijo.

En Panamá, en los últimos años, han perdido la vida un promedio de 434 personas en accidentes de tránsito por año.  Osiris Gratacós De Alvarado, presidenta de la Fundación Seguridad Vial Panamá señaló que fue víctima de un accidente de tránsito ocasionado por un conductor ebrio que lastimosamente murió al igual que el copiloto, y ahora ella como sobreviviente sigue sufriendo las secuelas de ese hecho ocurrido hace diez años.

Entre los testimonios que se dieron esos días, Rita Aponte de Dunkley, habló de la pérdida de su hijo Gaspar Eduardo Dunkley, de 26 años de edad, en un accidente de tránsito en 1996, algo que ella como madre todavía no ha podido superar.  Ella contó que su hijo iba de copiloto en el auto de un amigo, quien iba pasado de copas. ‘A raíz del accidente mi hijo duró sólo seis días, luego tuvo una muerte cerebral.

Otro caso fue el de Tilcia Fragueiro, una paramédico del 911 que cuenta su experiencia del día a día. Ella ha presenciado un sinnúmero de accidentes de tránsito. Pero hay uno que siempre recuerda. «Ocurrió en una parada de Chivo un 8 de diciembre. Unas personas esperaban en una parada un bus para dirigirse al interior y pasar el día de la madre junto a sus familiares, pero su destino fue otro, un conductor ebrio acabó con sus vidas.  Al momento que llegamos con el 911, lo primero que vimos fueron los regalos tirados y tres personas muertas, entre ellos una niña”.

Los jóvenes presentes estuvieron altamente receptivos a los testimonios y los organizadores terminaron la actividad satisfechos y con ánimos de repetirla el próximo año.

Comparte esto