MarViva se une a rechazo de acciones dirigidas a desproteger humedales

Más de 40 organizaciones de la sociedad civil, entre las que se encuentra la Fundación MarViva con sede en Ciudad del Saber, se pronunciaron para expresar su rechazo al proyecto que conforme a la reciente Resolución de Gabinete No.95 autoriza al Ministro de Economía y Finanzas a presentar ante las sesiones extraordinarias de la Asamblea Nacional el proyecto que pretende dar categoría de Ley, al área protegida Humedal Bahía de Panamá, modificando sus límites, y abriendo una vez más la puerta a la posible destrucción de manglares y otros humedales, así como la proliferación de nuevos rellenos en estas áreas inundables.

El contenido del Proyecto de ley Nº722 posibilitaría la destrucción de más de 750 hectáreas de humedales entre Juan Díaz, Tocumen y Pacora, aumentando la vulnerabilidad y el riesgo de desastre para los pobladores más cercanos a estas áreas, además del irreversible impacto ambiental a este ecosistema.  La exclusión de estas hectáreas de humedales del área protegida, atenta contra la seguridad humana, la seguridad jurídica, ecológica y económica de Panamá. Más de 40 organizaciones de la sociedad civil manifestaron su rotundo rechazo ante cualquier acción en detrimento del Sitio Ramsar y área protegida Humedal Bahía de Panamá.

Pese al fallo de la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, de 23 de diciembre de 2013, que declaró legal la Resolución AG-0072-2009 que emitiese la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) para crear el área protegida Humedal Bahía de Panamá, “bajo la plena convicción y conciencia de la importancia del Humedal Bahía de Panamá”, las autoridades han venido intentando por diferentes medios reducir los límites del área protegida – Sitio Ramsar Bahía de Panamá-, desconociendo lo que establece la Constitución y otras normas, e incluso los compromisos internacionales adoptados al suscribir la Convención internacional relativa a los humedales, conocida como Convención Ramsar.  De acoger el proyecto de ley, también la Asamblea Nacional de Diputados se presta a actuar en contra de dicho fallo.

Las organizaciones de la sociedad civil exigen a la ANAM, entidad competente, que actúe contundentemente y se aboque a salvaguardar este sitio. El fallo de la Corte le recuerda que ‘uno de los deberes de los servidores públicos es actuar en forma eficiente y responsable en las acciones administrativas confiadas a su cargo’. El fallo plasma la actuación ‘poco diligente’ hasta el momento por parte de la ANAM,  haciendo propicia la ocasión para que ésta intervenga a favor de la protección de este humedal de importancia internacional, defendiendo el interés general y público que le corresponde proteger.

Las organizaciones están a favor de la creación de leyes que aseguren la protección de un área y los recursos que allí se albergan, pero no apoyan esta iniciativa legislativa ya que lesiona el resguardo jurídico-ambiental de esta área protegida, violentando con ello el Principio de NO Regresión Ambiental, el cual contempla que nunca se debe retroceder en las medidas de protección del ambiente. Por ello demandan al Órgano Ejecutivo que se abstenga de presentar este proyecto de ley y sino lo hace, a la Asamblea de Nacional de Diputados a que no desmejore la protección del sitio, manteniendo los límites existentes desde 2009 a la fecha.

Igualmente las organizaciones solicitan a la Corte Suprema de Justicia que admita el Amparo de Garantías Constitucionales presentado contra la orden que autoriza al Ministro de Economía y Finanzas a presentar este proyecto de ley y, en su defecto, que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dicte medidas cautelares para que se suspenda su discusión.

Por razones ecológicas, económicas y de seguridad de la población, las organizaciones suscritas a este comunicado rechazan el proyecto de Ley Nº722, que permitiría la destrucción de humedales y reafirman su compromiso de velar por las áreas protegidas del país. Piden a la comunidad todo su apoyo, con el fin de NO permitir la exclusión de manglares y otros humedales del área protegida; y a los Señores Diputados, los instamos a no ser cómplices de una propuesta de Ley que eliminará áreas importantes de humedales que protegen a las comunidades de Juan Díaz y Tocumen. 

SUSCRIBEN: Alianza para el Desarrollo Ambiental de Tierras Altas (ADATA); Alianza por un Mejor Darién; Alianza Pro Ciudad; Amigos del Parque Internacional La Amistad (AMIPILA); Asociación Agro Ecologista de Productores Organicos de Rovira (ASEPOR); Asociación Ambientalista de Chiriquí; Asociación de Derecho Ambiental; Asociación de Productores de Cultivos Exportables (APCE); Asociación de Productores Agroecologistas La Amistad (ADPAELA); Asociación de Productores de Renacimiento; Asociación Ecologista de Panamá; Asociación Ecologista Panameña; Asociación Panamá Verde; Asociación para la Conservación de la Biósfera; Asociación Macho de Monte; Asociación para la Promoción del Saneamiento Ambiental en Comunidad (APROSAC); Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON); Comité para la Defensa del Recurso Hídrico y la Biodiversidad de Renacimiento; Centro de Estudios y Acción Social Panameño (CEASPA); CEMCODE; Colegio de Biólogos de Panamá; COLIBRI; Comité Pro Defensa del Río Gariché y sus Afluentes; Conservación Internacional; Derechos Humanos, Ambiente y Comunidades; Fundación Chagres; Fundación de Acción Social por Panamá (FAS Panamá); Fundación MarViva; Fundación Panamá Seguro; Fundación Panamá Sostenible; Fundación para el Desarrollo Integrado Sustentable (FUDIS); Fundación para el Desarrollo Integral, Comunitario y Conservación de Ecosistemas en Panamá (FUNDICCEP); Fundación para la Protección del Mar (PROMAR); Fundación Wetlands International; Gaea Abogados; Grupo Conservacionista de Santa Rita; Grupo Ecologista de Renacimiento para la Protección del PILA (GERPROPILA); Grupo Orgánico de Productores Cerropunteños (GORACE); Movimiento Campesino en Defensa del Río Cobre; Movimiento 10 de abril (M10); Red Nacional por la Democracia Participativa; Sociedad Audubon de Panamá; Sociedad Mastozoológica de Panamá (SOMASPA); WWF Panamá.

MÁS INFORMACIÓN:

Rosabel Miró, Sociedad Audubon de Panamá, dir_ejecutiva@audubonpanama.org, Oficina: 232-5977

Zuleika Pinzón, Fundación para la Protección del Mar, Promar, pinzonzuleika@gmail.com, Oficina: 6673-9000

Félix Wing Solís, Derechos Humanos, Ambiente y Comunidades, firmadhayc@gmail.com, Oficina: 6674-3325

Larissa de León, Fundación MarViva, Larissa.deleon@marviva.net, Oficina 317-4350 / 6677-7631

Notas del editor

Los manglares del Humedal Bahía de Panamá ayudan a protegernos de los efectos climáticos adversos, minimizan los desbordamientos en épocas de lluvia, retienen sedimentos y se convierten en la primera línea de defensa de la franja costera. La destrucción de los manglares y la afectación del flujo natural del agua hacia el mar, especialmente si las lluvias torrenciales coinciden con las mareas altas, se convierten al final en potenciales trampas de muerte para sus poblaciones aledañas. El Humedal Bahía de Panamá es un humedal de importancia tanto para la Convención Ramsar, como para la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras (RHRAP) debido a que sus manglares y fangales son un área indispensable de alimentación para millones de aves playeras migratorias cada año. Además, es un área que provee alimento y refugio a las etapas juveniles de peces y camarones de valor comercial, secuestra carbono a una tasa anual que sobrepasa la de los bosques terrestres y brinda otros servicios y beneficios de incalculable valor para las poblaciones costeras.

Comparte esto