Living Building Challenge en Ciudad del Saber

La segunda Charla Abierta, a cargo de Elsa Yasukawa, quien habló sobre el Living Building Challenge (Desafío del Edificio Vivo), se celebró el pasado 26 de septiembre en el Ateneo de Ciudad del Saber.

Ante una elevada y diversa concurrencia la arquitecta Yasukawa habló sobre el Desafío del Edificio Vivo, un programa establecido en noviembre de 2006 que está relacionado con el USGBC y el Canada Green Building Council. Su charla se enfocó en el fomento de la creación de edificios, sitios y comunidades “vivos” en países de todo el mundo, mientras se inspira, educa y motiva a una audiencia global sobre la necesidad de un cambio fundamental y transformador.  

El Desafío del Edificio Vivo mantiene un equilibrio con su entorno y se informa de todas las características de su región ecológica para funcionar de manera eficiente, deleitándonos el espíritu con su belleza.

La Charla tuvo como punto destacado la metáfora de una flor con siete pétalos: sitio (lugar), agua, energía, salud, materiales, equidad y belleza, que se deben tener en cuenta para cada proyecto que apunte a convertirse en un edificio vivo.

Sitio

Entre los temas importantes a tener en cuenta la Arquitecta Yasukawa recalcó que debemos tomar responsabilidad por nuestras acciones y reutilizar los edificios que han sido abandonados. Todos los proyectos deben integrar oportunidades para agricultura apropiada dentro de la escala y densidad del proyecto. Para cada hectárea de desarrollo urbano, un área equivalente de tierra debe cederse como parte del intercambio de Hábitat. Cada proyecto nuevo debe contribuir hacia la creación de comunidades con énfasis en el recorrido peatonal.

Agua

Se deben crear lugares, edificios y comunidades que suministren su propia agua. El agua de los ocupantes debe provenir del almacenaje de aguas de lluvia o de otras fuentes naturales y que sean filtradas sin el uso de químicos, hoy en día se utiliza mucha energía solo para el transporte del agua. Para ser eficientes en el uso del agua debemos preguntarnos si todo lo que hacemos hoy en día es necesario; lo ideal es reducir al mínimo el consumo del agua y luego tratar de capturar el agua de lluvia y acumularla.

Energía

Todos los proyectos deben ser muy eficientes y depender solamente de los beneficios de la Energía Solar. Hay que trabajar con un sentido de comunidad en vez de pensar únicamente en el proyecto de uno. El 100% de las necesidades de energía anuales deberán ser abastecidas a través de sistemas de energías renovables que se instalen en el lugar del proyecto.

Salud

El proyecto debe centrarse en las mejores prácticas para crear entornos saludables. Cada espacio ocupado debe tener ventanas operables que permitan el acceso de aire fresco y luz del día. Necesitamos estar en contacto con el mundo exterior, no podemos estar encerrados en un lugar sin ventanas 8 horas al día. El proyecto debe asegurar la buena calidad del aire al impedir que las toxinas entren al edificio.

Materiales

La selección de los materiales es un tema muy importante a la hora de construir un edificio viviente. El proyecto no puede contener materiales o químicos de la peor clase, pues la industria de la construcción es la gran responsable de ciertos elementos que producen daños a la salud y medio ambiente.  El proyecto debe hacer cuenta total de CO2 producido desde la etapa de construcción hasta el tiempo proyectado de reemplazo de componentes, incluyendo cantidades de CO2 dentro de los límites de la propiedad. Todos los proyectos deben encaminarse para reducir o eliminar la producción de residuos durante el diseño, construcción y operación para conservar los recursos naturales.

Equidad

Es muy importante tener en cuenta la creación de un entorno que defienda la dignidad de todos. Debemos recordar que la mayoría de los proyectos construidos sobreviven a las personas y la sociedad hereda estas construcciones.  Hoy en día existe un modernismo insostenible que beneficia más a los autos que a los seres humanos, y por eso es muy importante tener en cuenta el acceso a personas con discapacidades físicas.

Belleza

El desafío del edificio viviente reconoce que preservar la belleza es importante para el deleite humano y para la celebración de la cultura, el espíritu y lugar.  Cada proyecto debe tener elementos destinados exclusivamente para el placer humano en un sentido espiritual.  El edificio vivo debería inspirar a otros a imitar los logros y debe actuar como un modelo de camino para otros proyectos.

En la actualidad existen docenas de proyectos en búsqueda del desafío en todo el mundo. Al unirse a la comunidad del edificio vivo uno puede apoyar, colaborar y participar en esta iniciativa que rompe barreras. 

Para conocer más sobre el Living Building Challenge entrar a: https://ilbi.org/

Comparte esto