El trabajo multilateral: herramienta clave para combatir cualquier virus

  • Los líderes de la estrategia en Guayaquil compartieron ayer con Panamá las lecciones más importantes, errores y aprendizajes en un foro virtual.
  • En Guayaquil, se conformaron mesas de trabajo a nivel municipal que analizaron el problema y se pusieron a trabajar con rapidez, de acuerdo a los lineamientos operativos de salud.
  • La planificación, el ordenamiento territorial urbano y el trabajo mancomunado entre los diferentes sectores de la sociedad fue crítico para estabilizar la situación.
  • Se establecieron vías eficaces para lograr que el abastecimiento de alimentos, medicinas y la atención médica oportuna llegara a las poblaciones más vulnerables.

Ciudad de Panamá, 13 de agosto de 2020.- Guayaquil es una ciudad de 2,750,000 habitantes y durante los primeros meses de enfrentamiento a la pandemia de la COVID-19, se vio dura y rápidamente afectada por la crisis sanitaria, sufriendo miles de pérdidas humanas. Sin embargo, han logrado, hoy por hoy, contener los fallecimientos por coronavirus y mantener 0 muertes ocasionadas por la enfermedad durante un período de más de sesenta días. Así, la ciudad puerto de Ecuador pasó de ser un foco de la enfermedad a un modelo a replicar dentro de su propio país y en la región; y ha decidido compartir con Panamá sus aprendizajes.

Con el objetivo de contribuir a superar la pandemia y a reactiva la economía de Ecuador y Panamá, la Alianza por el Emprendimiento y la Innovación (AEI), La Prensa y la Fundación Ciudad del Saber, organizaron un conversatorio abierto a todo público que congregó a líderes de ambos países de manera virtual, buscando generar un espacio para intercambiar sobre aciertos, desaciertos y aprendizajes. El conversatorio titulado, “Aprendizajes de Guayaquil ante la crisis por COVID-19”, contó con la participación de cuatro panelistas principales: el Dr. Juan Carlos Zevallos, Ministro de Salud del Ecuador; Paúl Palacios, Coordinador de la iniciativa “Unidos Alimentamos Más”; Caterina Costa, Presidenta de la Cámara de Industrias de Guayaquil y de la Alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, como oradora de fondo.

La conversación fue moderada por la Vicepresidenta Ejecutiva de la Fundación Ciudad del Saber, Irene Perurena, quien enfatizó la necesidad de “transformar experiencias en conocimiento en este proceso que nos debe unir a todos para construir un propósito común”: generando sinergias, pero sobre todo, logrando aprender y actuar a raíz del análisis de las buenas prácticas en Guayaquil.

El Ministro de Salud del Ecuador, el Dr. Juan Carlos Zevallos explicó que el trabajo se centró en preparar a los servicios de salud; para ello se realizaron capacitaciones a profesionales de atención primaria de salud. Otro lineamiento operativo importante fue la vigilancia activa y detección temprana, para lo cual se crearon grupos de epidemiólogos en las comunidades y vigilantes de barrio, así como en coordinación multisectorial, junto con el seguimiento y manejo de casos, lo cual se manejó implementando un equipo administrativo para dar respuesta a las incidencias de salud y con el fortalecimiento en los puntos de entrada al país.

El Ministro señaló que las lecciones aprendidas en Guayaquil fueron sin duda “muy dolorosas, sin embargo hicieron que nos enfocáramos rápidamente en equipos de pronta respuesta”. Asimismo, destacó entre los aprendizajes más importantes, que se requiere una “muy fuerte cooperación internacional, trabajo mancomunado y la colaboración clave de la empresa privada, a la par del fortalecimiento del sistema de salud”.

La estrategia comenzó a funcionar en Guayaquil y a nivel municipal, los engranajes también se pusieron en movimiento ajustando responsabilidades y roles con agilidad para enfrentar la crisis. Según la Alcaldesa de la ciudad, Cynthia Viteri, aunque en el Ecuador los temas de salud corresponden al Gobierno Central, desde el municipio de Guayaquil se actuó rápidamente destinando 35 millones de dólares que correspondían a obras públicas en el año, poniéndolos al servicio de la salud y la vida de los guayaquileños.

Según Viteri, gracias al trabajo coordinado y a estos recursos, el municipio logró levantar 51 puestos de salud en toda la ciudad, así como:

  • el levantamiento dos hospitales grandes en 30 días
  • 300 camas con oxígeno
  • el equipamiento de 35 clínicas móviles
  • la contratación de médicos especialistas para apoyar al personal de atención primaria, totalizando al menos 1,000 profesionales de la salud para la atención de la pandemia
  • brigadas médicas y carpas fronterizas en todo Guayaquil, entre otras acciones.

Viteri agregó que “la estrategia municipal para combatir la COVID-19 consistió en ir a buscar a los enfermos puerta a puerta y no esperarlos en las salas de emergencia de hospitales”, tomando la decisión de sectorizar la ciudad para llevar la atención médica directamente a las personas en etapa inicial e intermedia.

Todo esto permitió que Guayaquil, donde se llegaron a registrar 700 muertes en su día más crítico en abril de este año, pudiera contener los fallecimientos por COVID-19, en un período de 34 días, manteniendo esta estadística por un período de más de sesenta días.

“Cada día es una victoria y cada amanecer es el inicio de la misma batalla. Nuestro aprendizaje es diario”, señaló.   Y es que ante los descubrimientos y entorno cambiantes en torno a la enfermedad, ser ágiles y adaptarse a la realidad de cada día se reveló de suma importancia: Viteri concluyó enfatizando la importancia del trabajo mancomunado con los diferentes sectores como fundamental para lograr avances ante la crisis.

En ese sentido, el coordinador de la iniciativa “Juntos Alimentamos Más”, Paúl E. Palacios, reiteró que en la estrategia de Guayaquil participó el sector privado, la sociedad civil, sumado al esfuerzo de médicos y el apoyo de la iglesia católica, el Banco de Alimentos, las Fuerzas Armadas y el voluntariado, el cual fue clave en el peor momento que vivió la ciudad.

Palacios señaló también que “la tecnología es un gran aliado para evitar recibir donaciones de dinero en efectivo, ya que es elemental entregar una rendición de cuentas, puesto que la transparencia es lo que da confianza al donante”. En ese mismo orden de ideas, Palacios concluyó que es importante no politizar el proceso de entrega de asistencia humanitaria: “no crear personajes. Las iniciativas que logramos no han servido a crear personajes que utilicen esto con fines políticos”, agregó.

Por su parte, Caterina Costa, Presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil, destacó que es crítico que cada uno desde su propio sector contribuya a salir de la crisis.  Costa indicó que desde el sector privado de Guayaquil se “decidió ser modelo y ejemplo”, conscientes de que solo es posible sobrevivir a nivel empresarial en la medida que apoyemos al entorno a superar la crisis “apoyando con programas, comités y fondos, así como adaptándonos con diversas medidas como teletrabajo, turnos rotativos, alternancias de trabajo por semana, transporte de puerta a puerta para colaboradores, entre otras medidas”, puntualizó.

Costa también señaló que como representante de gremios “se sintió orgullosa de poder ser testigo de primera mano de la solidaridad de las empresas, participando en un sin número de actividades que brindaron ayuda a miles de familias ecuatorianas”.

El Presidente de la Junta Directiva y Junta de Síndicos de la Fundación Ciudad del Saber, Juan David Morgan, participó también en el conversatorio destacando como elemento importante el aporte del sector privado como corresponsable en la solución ante la crisis, así como el papel que jugó la descentralización a la hora de implementar la estrategia en el caso Guayaquil.  

Morgan hizo hincapié en la importancia de que “la alianza entre sector público y privado se estreche aún más post pandemia para desarrollar acciones concretas” que nos permitan combatir y vencer la crisis y sobre todo, apoyar a las poblaciones más vulnerables.  “La realidad nos obliga a reflexionar que hemos cometido errores y que los aprendizajes que obtenemos apuntan a la unión de los gobernantes con los gobernados”, agregó.

A su vez, el Coordinador General del Movimiento #TodoPanamá, Jorge Juan de la Guardia, identificó la unión como un aprendizaje claro: “las empresas privadas no podemos pensar que no nos corresponde sumar nuestro granito de arena para sacar adelante al país, apuntando a no duplicar esfuerzos”, señaló.

Ante este intercambio de experiencias, la Gobernadora de la Provincia de Panamá, Judy Meana, dijo sentirse optimista ante la empresa privada que está tomando acción y trabajando de la mano con las autoridades para prepararse a reactivar la economía post-pandemia.

Finalmente, tanto Andrés Zurita, Director Ejecutivo de AEI como Irene Perurena, Vicepresidenta de la Fundación Ciudad del Saber, reiteraron su compromiso por generar espacios de diálogo abierto para continuar convirtiendo la experiencia en conocimiento, agregar valor y darle continuidad a las ideas surjan en estos espacios, afín de que se conviertan en acciones concretas de planificación estratégica y ejecución a beneficio de los panameños.

Mira el conversatorio “Aprendizajes de Guayaquil ante la crisis por COVID-19

Comparte esto