El Pecha Kucha Vol.9 colma el Ateneo

Como antesala al Festival Verde de Cultura Musical (FVCM) se celebró el pasado viernes 10 de febrero, en el Ateneo de Ciudad del Saber, el Pecha Kucha Vol. 9 ante un auditorio repleto de espectadores. Doce exponentes de doce ramas distintas expusieron de manera sencilla y original diversos temas en 6 minutos 40 segundos cada uno.

Ana Victoria Esquivel fue la encargada de empezar con las presentaciones al hablar sobre el crecimiento desmedido de la Ciudad de Panamá y cómo este riesgo debe inspirar a personas con buenas ideas a buscar soluciones más amigables con el entorno para transformar a Panamá en el lugar hermoso que se merece ser.  Por su parte los chicos de Ultimate Frisbee Panamá explicaron este deporte que cada día gana más adeptos y que genera un espíritu de juego especial que une a las personas. Ana Elena Tejera comentó que el sentido de pertenencia se está perdiendo en el país, pero ofreció sus ideas para que las personas sientan que forman parte de lo que está aconteciendo, sobretodo en materia de construcción. En una nota más relajada, pero no menos importante, Don Perezoso habló sobre su finca “perezosa” y la manera en que siguiendo a la naturaleza ha logrado producir buenos alimentos a la vez que otorga un espacio para que muchas personas puedan visitar y aprender. Los Tortuguías aprovecharon el momento para divulgar su gran iniciativa para salvar a las tortugas marinas, especie en extinción, y la manera en que se las ingeniaron para recaudar fondos de manera divertida involucrando a la sociedad. Talles Lopes, invitado de Brasil, fue el encargado de hablar sobre las iniciativas culturales que llevan a cabo en Brasil al inventar una moneda que se puede usar para todas sus actividades artísticas/culturales.

Después del “Beer Break”, el turno fue para el aficionado al futbol José Carlos Blanco quien se encargó de desmenuzar el negocio en el que se ha convertido el futbol moderno mientras daba el ejemplo del St. Pauli, un equipo que se ha mantenido fiel a sus raíces y al amor por el juego. Global Brigades habló sobre su iniciativa de traer estudiantes extranjeros que aprenden trabajando en la salud y el desarrollo de poblaciones afectadas por la pobreza. Las chicas de Eco Creando expusieron de manera divertida el problema de la basura, la desigualdad, la mala distribución de la riqueza y cómo todo esto se debe combatir desde la raíz y mediante la educación y el juego.  Por su parte Álvaro Abitia, de México, habló sobre la industria musical y las nuevas tecnologías que permiten que la música sea más colectiva y por ende generan un cambio en la industria. Del programa de radio Red Bull Panamérika, Uriel Waizel habló sobre la innovación que desarrollan en su afamado programa y como se consideran unos radicales de la música que se dedican a instruir y rescatar la música olvidada. Para finalizar la velada, la nota jocosa de la noche la puso Jaguar, El Clandestino quien puso de pie al Ateneo al presentar una ocurrente crítica hacia la plena y la cultura panameña.

Una vez más el Ateneo de Ciudad del Saber fue el epicentro de esta gran iniciativa que atrae a cientos de jóvenes con ideas frescas y ganas de exponer sus inquietudes con respecto al mundo que los rodea.

Comparte esto