Corina Villacorta, Directora Regional de Plan International, nos habla sobre el Día de la Niña

Desde muy joven estuve clara sobre lo que deseaba hacer en mi vida adulta: trabajar para que niños y niñas lograran desarrollar todo su potencial.

Hoy, la vida me ha llevado a recorrer diversos caminos, y entre esos a cumplir el anhelo de trabajar para que todos los niños y niñas de Latinoamérica y el mundo puedan tener una vida digna y recibir el amor y apoyo que tanto anhelan.

Conozco de cerca muchas historias de jóvenes que se han superado gracias a una mano amiga, al apoyo de una organización sin fines de lucro, de sus padres o cuidadores, o hasta con unas palabras de aliento. Y de todas estas historias, hay una que me marcó: la lucha de Malala, la niña pakistaní ganadora del Premio Nobel de la paz, una defensora los derechos de los niños y niñas y las mujeres. Cuando la escuché hablar, supe que mi próximo paso en la vida laboral sería trabajar porque las niñas lograran ser apreciadas y respetadas por lo que son.

Mi recorrido me ha traído a Plan International, donde trabajamos para enfrentar las dificultades que impiden que las niñas puedan desarrollar su pleno potencial. Buscamos que las niñas puedan aprender, liderar, decidir y prosperar, y así realizar sus sueños.

El mundo celebra este 11 de octubre el quinto Día Internacional de la Niña. Es una oportunidad para poner en la agenda de cada país la valoración de ellas y que cada familia, cada sociedad, pueda escuchar y poner atención a la voz de las niñas.

En América Latina hay cuatro problemas muy grandes que azotan a nuestras niñas: el embarazo adolescente y de niñas, el matrimonio temprano forzado y uniones tempranas, la violencia sexual, y la invisibilidad a la que están expuestas las niñas.

Esta región registra la segunda tasa más alta de embarazos adolescentes del mundo- y cada vez a una edad más temprana- después de África. Se requiere una inversión en programas preventivos para evitar que hijos de madres tan jóvenes y ella mismas, sigan perpetuando el ciclo de la pobreza.

Por ser niña es una iniciativa de Plan Internacional que se ha convertido para muchos en un compromiso. En particular, mi compromiso es que al usted leer este artículo, pueda pensar “¿qué más podemos hacer por nuestras niñas?” Y  no solo la de su familia, sino también la del barrio vecino, la de la escuela de sus hijos, la de las comunidades rurales y por qué no, las del mundo entero.

Cada día podemos observar que va ganando más espacios los temas de niñas y mujeres, y no es casualidad; el mundo está cambiando y las niñas son parte de ese cambio. Una niña que complete su formación escolar es menos propensa a experimentar violencia, casarse y tener hijos mientras aún es una niña. Las niñas  no viven aisladas, por ello Plan International trabaja con niños y jóvenes también por masculinidades positivas.

La creación del Día de la niña  fue promovida desde 2009 por Plan International. Lo hizo a través de su campaña internacional «Por ser niña», enfocada a acabar con la doble discriminación que sufren millones de niñas en todo el mundo por su condición de mujer niña   y por su edad. ¡Las niñas merecen y esperan nuestro reconocimiento y apoyo!

Comparte esto