Concluye el Taller del Mar de la Escuela Isthmus

El Taller Internacional de Diseño de la Escuela Isthmus –con sede en Ciudad del Saber– concluye su decimotercera edición, esta vez convertido en el Taller del Mar. Este año contó con la participación de 44 estudiantes de arquitectura y diseño industrial de las universidades de Calgary (Canadá), Agustiniana (Colombia), San Pedro Sula (Honduras), Anáhuac (México) e Isthmus (Panamá). La dirección del taller estuvo a cargo de los profesores Guillermo Crovari de Chile, Mauricio Arango de Colombia y Antonio González-Ruiz de Panamá.

Con una duración de 4 semanas, el taller busca generar reflexión y acciones frente a un mundo que está cambiando rápidamente, agotando sus recursos y abocándose cada vez más a explorar otras formas de habitar. El ejercicio se enfocó en el diseño de servicios comunitarios flotantes para la Comunidad Guna del archipiélago de San Blas, buscando que las poblaciones de diversas islas del archipiélago, compuesto por cerca de 350 islas, cuenten con la posibilidad de servicios que, en vez de estar establecidos en lugares fijos y permanentes de un poblado, puedan desplazarse o estar localizados en lugares marinos fácilmente accesibles por mayor número de comunidades.  

En la primera semana los estudiantes se desplazaron hacia las islas del archipiélago para entender lo que significa diseñar para un medio acuático, así como producir un acercamiento a la comunidad Guna. De paso pudieron aprender de primera mano sus experiencias en cuanto a lo que significa habitar medios tan disimiles como la montaña o las islas, en comunión con el medio ambiente.

Los estudiantes debieron enfrentarse a la construcción de un prototipo flotante, con materiales de desecho hallados en las islas. Esta experiencia se vio magnificada con la visita a los astilleros de MEC en el puerto de Balboa donde los ingenieros y arquitectos navales ayudaron a los estudiantes a profundizar en los conceptos de flotación, navegabilidad y estructuras para ajustar las propuestas finales.

La entrega final se realizó el 21 de julio y contó con la participación de un grupo de jurados compuesto por integrantes de la comunidad Guna, así como de arquitectos e ingenieros navales, quienes valoraron las propuestas de acuerdo a su innovación, propuesta constructiva y adecuada solución a las problemáticas encontradas en San Blas.