2 de abril se conmemora el día Mundial de la Concienciación sobre el Autismo

El autismo es una discapacidad permanente del desarrollo que se manifiesta en los tres primeros años de edad. Afecta a la socialización, la comunicación, imaginación, planificación, reciprocidad emocional y conductas repetitivas o inusuales.

Los síntomas, en general, son la incapacidad de interacción social, aislamiento y los movimientos incontrolados de alguna extremidad, generalmente las manos. Con el tiempo, la frecuencia de estos trastornos aumenta.

Su origen obedece a una anomalía en las conexiones neuronales que es atribuible, con frecuencia, a mutaciones genéticas. Sin embargo, este componente genético no siempre está presente, ya que se ha observado que los trastornos que sufre una persona autista pueden tener un componente multifactorial; dado que se ha descrito la implicación de varios factores de riesgo que actúan juntos.

Uno de cada 100 niños en Panamá padece de autismo y 30 mil conviven con estos trastornos diariamente, razón por la que sus padres exigen más apoyo emocional de la sociedad.

En la actualidad, el tratamiento más importante para los trastornos del espectro autista es la enseñanza estructurada de destrezas, a menudo llamada intervención conductual. Es muy importante empezar la intervención tan pronto sea posible para ayudar al niño a alcanzar su máximo potencial.

La Organización de Estados Iberoamericanos, oficina de Panamá, incentiva a todos los panameños a tomar conciencia sobre que el autismo no es una enfermedad, sino una discapacidad que con terapias y paciencia, los que la padecen pueden tener una vida normal.

Comparte esto