Cuatro especies de flora en categoría vulnerable, ocho especies de mamíferos protegidos por la ley y diez especies de aves actualmente en peligro, son una muestra de la biodiversidad que se encuentra en tan solo veintiún hectáreas de hábitat protegido conocido como la Reserva Biológica Dr. Rodrigo Tarté, de acuerdo con el Plan de Manejo de esta reserva realizado por la Fundación Naturaleza y Ciencia 507 a solicitud de la Fundación Ciudad del Saber.

Se trata de un espacio ubicado en Clayton, ocupando dos globos de terrenos adyacentes, localizados entre el Parque Nacional Camino de Cruces y Ciudad del Saber. Lleva el nombre del reconocido Dr. Rodrigo Tarté como un homenaje a su trayectoria e innumerables aportes realizados a la Fundación Ciudad del Saber (FCdS).

Un poco de historia

Estos terrenos no siempre fueron considerados una reserva natural. Según la denominación del Plan General de Uso, Conservación y Desarrollo del Área del Canal, el uso proyectado para este lugar correspondía a la categoría de “uso mixto y mixto comercial urbano de alta densidad”. Sin embargo, el destino de este espacio cambió en 2009. Ese año, la FCdS realizó una solicitud de concesión de estos terrenos al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y la Autoridad de la Región Interoceánica (ARI) para la creación de una reserva ecológica.

El proceso continuó hasta 2011 cuando la Unidad de Administrativa de Áreas Revertidas (UABR), perteneciente al MEF, emite una resolución favorable con la cual se cede el uso y administración a título gratuito y por un período de tres años, a la Fundación Ciudad del Saber dos parcelas que suman 21.8 hectáreas de bosque en recuperación.

En septiembre de 2014, se solicitó una extensión de la concesión, aceptada con la condición de que se cumplan con todas las directrices emitidas por el Ministerio de Ambiente en su objetivo de preservar áreas protegidas colindantes a la Reserva, así como lo es el Parque Nacional Camino de Cruces.

Finalmente, en octubre de 2017, a través de una nota emitida por la UABR y el MEF se otorga el visto bueno para seguir avanzando con los estudios y caracterización previstas en el sitio.

Actualmente la Fundación Ciudad del Saber posee una concesión que se le fue otorgada para el uso y manejo de estos terrenos a través de gestiones con entidades gubernamentales.

Un tesoro natural con planes concretos

La Fundación tiene previsto utilizar el área para el desarrollo de estudios de investigación en distintas líneas, educación ambiental in situ (aula viva) y como sitio de turismo ecológico dirigido con grupos pequeños y con intereses puntuales como observación de aves, meditación y otras actividades que permitan la conservación y preservación de este patrimonio natural.

La importancia de esta reserva radica en que forma parte de un corredor biológico natural amplio que comprende desde el Parque Nacional Soberanía, Parque Nacional Camino de Cruces y llega hasta el Parque Natural Metropolitano.  La reserva es una pieza clave en la conservación y preservación de áreas naturales importantes, al constituirse en un parche de bosque urbano limítrofe entre la ciudad y el área de la Cuenca, que además se dispone para el crecimiento de la flora y la fauna en la Cuenca Hidrográfica del Canal de Panamá, espacio que provee el 95 por ciento del agua potable para los habitantes de las ciudades de Colón, Panamá, San Miguelito.

La consolidación de la Reserva Biológica Dr. Rodrigo Tarté es un ejemplo de trabajo en conjunto que enmarca un conjunto de bosques fronterizos que comprenden distintas figuras de gobernanza: Parques Nacionales Soberanía y Camino de Cruces (Estado); Reserva Biológica Privada (FCdS); y Parque Natural Metropolitano (Patronato).  La reserva representa, de igual forma, una fórmula que ha brindado resultados positivos y que, además, posible de replicar en otras áreas.

El modelo es digno de continuar y la Fundación sigue comprometida con generar mayores espacios de participación ciudadana que permitan integrar a la comunidad científica, residentes, visitantes y usuarios de Ciudad del Saber, para que sean parte del manejo sostenible de este espacio.

Próximamente, la Reserva Biológica Dr. Rodrigo Tarté será un área dedicada al uso y disfrute de los servicios ambientales que proporciona la naturaleza dentro del área periurbana de Clayton y el Campus de Ciudad del Saber y que contribuirá a la visión de la Fundación por proveer entornos que promuevan el bienestar comunitario.

Fotos por: Mateo Giraldo, Karla Aparicio, Ricardo Mazzocchi y Ángel Sosa.

Compartir