La panameña Lia Patricia Hernández es del pensar que antes de llegar al éxito, primero hay que fracasar, y volver a intentarlo una vez y una vez más.

Para replicar ese mensaje como eco, Hernández organiza desde diciembre de 2014 un espacio mensual en Panamá para que emprendedores compartan en cuestión de 10 minutos qué obstáculos han encontrado en su camino para llevar adelante su negocio.

Ese espacio se llama FuckUp Nights, una iniciativa que suma más de 25 ediciones de estarse realizando en Panamá, que no es más que “una noche para aprender del fracaso”, explica Hernández, quien es abogada de profesión y fundadora del Instituto Panameño de Derecho y Nuevas Tecnologías. Esta organización ampara FuckUp Nights en el país y cuenta con un convenio de cooperación con la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SENACYT) para promover la cultura emprendedora en Panamá.

FuckUp Nights es un movimiento mundial que nació hace cinco años en la ciudad de México, DF. “Estaban un grupo de amigos reunidos en el patio de una casa contando las experiencias negativas que habían tenido en sus diferentes actividades, ya sea profesionales, emprendedoras o personales, y de ahí nació la idea de hacer conversatorios en que las personas contaran los fracasos, los errores y las metidas de pata que tuvieran en los negocios para contarlos a terceras personas y así romper esa barrera o tabú que se tiene sobre el fracaso, ya que en todos los eventos se habla de lo bueno y lo positivo, pero muy pocas veces se cuenta el lado negativo y los problemas que han tenido que pasar para poder ser personas de éxito”.

Desde entonces, FuckUp Nights se celebra en los cinco continentes, en 56 países y 209 ciudades. Incluso, FuckUp Nights se está celebrando en alrededor de 35 idiomas. “FuckUp Nights suele ser un evento no a gran escala ni de grandes masas porque las personas no están acostumbradas a contar sus fracasos en público. La sociedad panameña es muy conservadora en cuanto a esto. Por lo tanto, tratamos de hacer el evento un poco íntimo para que la persona se pueda abrir más y contar sin ningún tipo de vergüenza, pena o timidez lo que le ha pasado, y el público también pueda hacerle preguntas. Se busca que sea una sesión muy interactiva entre expositores y público, y networking entre todos los participantes.

FuckUp Nights tiene un formato de talkshow, similar a iniciativas como TED Talks y PechaKucha. Según el Manual de FuckUp Nights internacional, cada ponencia debe durar 7 minutos, pero en el formato de Panamá se ha propuesto que tomen 10 minutos cada una, en base a una presentación de 10 filminas. Se invita a tres emprendedores que compartirán su experiencia, y luego de cada presentación habrá un break para que los participantes tomen alguna bebida y conversen entre ellos.

¿Cómo describe la experiencia de FuckUp Nights Panamá?

“He tenido muchos fuckups, incluso como organizadora. He tenido fuckups como no encontrar lugar donde hacer el evento. En Panamá no hay muchos lugares con espacios habilitados para poder hacer un evento al que asistan 100 personas, y si los hay, no están céntricamente ubicados.

También hemos tenido fuckups con otros temas, como socios que se han ido porque no han confiado en el proyecto o que no lo ven rentable, así como voluntarios que vienen y van. Siempre tiene que haber gente que crea en esto y que quiera dar su propio granito de arena.

Para poder llegar a la edición #28 han pasado muchas cosas, mucho más positivas que negativas, pero también he tenido fuckups, es decir, que el movimiento de FuckUp Nights no ha sido fácil. Lo más positivo ha sido poder contar con el apoyo de gente que desinteresadamente nos han ayudado; incluso, gente mediáticamente expuesta en los medios de comunicación panameños que les he llamado y les he dicho “quiero contar contigo para que seas expositor”, y muy gustosamente han venido y me han colaborado. También les he pedido patrocinios, y lo han hecho y eso no lo hace cualquiera, entonces siempre agradeceré a esos ex speakers y ex sponsors que han apoyado de una manera u otra que FuckUp Nights siga adelante”.

¿Cuáles son los “fuckups” más frecuentes?

“Las experiencias más comunes que tienen los emprendedores es no confiar en los abogados, y no querer asesorarse con uno para crear un acuerdo de socios. El típico error es tener problemas legales.

También he escuchado sobre emprendedores que han tenido piedras en el camino para llegar a donde están, porque muchas veces han sido discriminados por su género, su estatus social, e incluso, por su etnia, y con todo y eso han salido adelante y ahora les va bien”.

 ¿Cuál es la misión principal de FuckUp Nights?

“La idea principal de FuckUp Nights es demostrar que de los errores también se aprende, y que esto no solamente es un dicho, sino que es una realidad. El expositor cuenta todo lo malo que le pasó, qué errores cometió, así como lo bien que le va ahora; entonces, es posible que si a él le pasó determinado error, a ti también te puede pasar.

Muchas veces FuckUp Nights sirve de terapia, y le ayuda a la gente a seguir adelante. No hay terapeutas para el tema laboral o de emprendimiento, pero hay gente que ha pasado por lo mismo que tú que te puede decir qué hacer. No todo el mundo funciona de la misma manera, pero siempre es bueno tener apoyo de gente que al igual que tú han pasado por una situación parecida”.

¿Cuál es el secreto para lograr un emprendimiento exitoso?

“Yo creo que la clave para lograr un emprendimiento exitoso es ‘seguir caminando hasta poder encontrar o lograr tu objetivo’. En ese camino, vas a encontrar muchas piedras, muchos obstáculos, y cometerás muchos errores. Meterás la pata, tendrás algún fuckup, pero al final vas a lograr tu cometido. Escuché hace poco una frase que decía que la vida era como andar en bicicleta: si quieres llegar a tu objetivo tienes que seguir pedaleando, es decir, no te puedes detener porque encontraste una piedra en el camino, tienes que seguir avanzando y luchar por lo que quieres”.

Compartir