“Entre todos”: Una declaración colectiva para recordar la fuerza transformadora de la resiliencia y la solidaridad

Fundación

La crisis sanitaria mundial nos ha enfrentado a una prueba sin precedentes, revolucionado casi todos los aspectos de nuestras vidas. Según estadísticas globales, unos 43 millones de personas han enfermado por el virus y casi un millón ha fallecido; miles de millones de personas están o han estado en aislamiento.

Sin duda, estamos frente a un auténtico “momento de la verdad” para la humanidad. Y es que, a lo largo de todo este proceso de recuperación, se nos plantea un llamado a la acción: depende de cada uno de nosotros, y de nuestra capacidad de apoyarnos entre todos, si volvemos a nuestros antiguos hábitos y patrones o, si por el contrario, analizamos cómo encaramos el futuro, decididos a construir uno más inclusivo y sostenible, que subsane nuestras vulnerabilidades como sociedad.

Sin embargo, en medio de los retos, hay señales cada vez más fuertes de esperanza y solidaridad, un sentido y deseo de unión. En Ciudad del Saber, una comunidad que impulsa el cambio social a través del humanismo, la ciencia y los negocios, este mensaje está vivo y se construye cada día. 

“Como comunidad, y desde aquí hemos sido testigos y partícipes del esfuerzo colectivo que se realiza para sobrellevar este momento con fraternidad, cooperación y optimismo, recordando que estamos juntos en esto y que, solo juntos, saldremos adelante. Vemos esto, día a día, en cada una de las personas que son parte de nuestra comunidad, quienes desde sus múltiples áreas de trabajo contribuyen a generar soluciones y conocimiento ante la pandemia,” asegura Mariana Núñez Haugland, Vicepresidente de Comunicaciones de la Fundación Ciudad del Saber.  “En Ciudad del Saber, nos comprometimos a cuidarnos, para así cuidar a todos; a hacerlo bien, entre todos”, explicó.

Este es precisamente el mensaje que se ha plasmado en una intervención gráfica de dos grandes áreas en el cuadrángulo del campus en Ciudad del Saber, como un recordatorio visible y constante para los miembros de la comunidad, de que “solo actuando de manera decisiva, innovadora, solidaria y conjunta, podremos controlar la propagación del virus, combatir el impacto socioeconómico que ha causado, pero también salir adelante verdaderamente fortalecidos, solidarios, más resilientes, más conscientes, más humanos”, añadió Núñez Haugland.

De acuerdo con el Dr. Guillermo Castro, Asesor Ejecutivo de la Fundación Ciudad del Saber, la pandemia “ha sacado a la luz un recurso que ya estaba presente en el quehacer de la Ciudad [del Saber], y que ahora emerge para quedar a la luz. Se trata de la riqueza acumulada en sus redes de colaboración y trabajo: la interna, integrada por las entidades afiliadas a la Ciudad del Saber; la local, compuesta por entidades y personas del país que mantienen relaciones de colaboración con la Ciudad, y la externa, en la que participan organismos y organizaciones de diversas partes del mundo”.

“Es este espíritu de unión lo que nos da esperanza,” añade Jorge Arosemena, Presidente Ejecutivo de la Fundación Ciudad del Saber. “Afortunadamente, este sentido compartido de corresponsabilidad ha hecho que nuestra comunidad se una de formas que aún no habíamos visto, y los ejemplos se encuentran en las múltiples disciplinas de nuestros miembros: ciencias, tecnología, emprendimiento, innovación, formación, cooperación internacional, cultura y más”, agregó.

Marjoury Casís, arquitecta a cargo del proyecto de intervención en el espacio del campus, explicó que si bien la pandemia de la COVID-19 ha creado muchos desafíos, también ha inspirado niveles excepcionales de compasión, creatividad y colaboración. “Nos enorgullece que esta intervención del espacio físico del campus, que hasta el momento ha tenido un impacto extraordinario, sirva de conducto para lecciones aprendidas, nuevas ideas y soluciones innovadoras que llevan a nuestra comunidad más allá del modo crisis y hacia un futuro sostenible, entre todos”, señaló. Sin ignorar las realidades a las que nos enfrentamos, “está claro que necesitamos un mensaje positivo que enfatice la necesidad de cooperación”. 

En medio de este momento de dificultad, el mensaje de “Entre todos” sirve como testimonio del poder de la resiliencia y la solidaridad, al tiempo que nos recuerda la importancia de seguir reconociendo el valor de las lecciones alentadoras que están surgiendo en el mundo post-COVID.  De estas lecciones, tal vez una de las más importantes radica en comprender que la nueva normalidad solo es aceptable si se trata de una que hayamos co-creado juntos, entre todos, y de la cual emergemos mejores: más fuertes y seguros, pero absolutamente más conscientes, más solidarios y más humanos.

Comparte esto