Caminar por el campus de Ciudad del Saber es presenciar de primera mano cómo las 120 hectáreas que lo conforman se han transformado. Hoy existen aulas donde ayer había barracas: el humanismo, la ciencia y la cultura han reemplazado las armas y en un período de 20 años, esta antigua base militar se ha convertido en un modelo de desarrollo sostenible que alberga laboratorios, escuelas, empresas innovadoras, un hub humanitario, instalaciones deportivas, áreas comerciales, áreas verdes y otros espacios, todo en el seno de un sitio que guarda memorias.

Desde esta perspectiva, podemos decir que cada edificio en el campus narra hechos de tiempos inmemorables, sin embargo existe un lugar donde confluyen el patrimonio histórico, arquitectónico y paisajístico de Ciudad del Saber: el Centro de Interpretación, una hermosa edificación representativa de la arquitectura canalera, diseñada por el arquitecto Samuel Hitt (el mismo que terminó el edificio de la Administración del Canal) que por sí misma es un atractivo para los visitantes, pero que a su vez ofrece al público una exhibición permanente que narra el significado simbólico de Clayton y también la trayectoria del proyecto Ciudad del Saber.

Los centros de interpretación se diseñan con el objetivo educar y sensibilizar acerca de un sitio que ha construido valor en el tiempo, y sobre los esfuerzos que se realizan para salvaguardarlo, rehabilitarlo y adaptarlo a nuevos usos, explica el Administrador del Centro de Interpretación, Manuel Rivera.  Para Rivera, el centro “cuenta una historia que no ha acabado, una viva que está ocurriendo: por ejemplo, aquí llevamos a cabo actividades -como conservatorios, charlas, proyección de documentales y ciclos temáticos – que tienen que ver todos con la conservación, rescate y puesta en valor de bienes patrimoniales”. Rivera señala que tiene sentido realizar este tipo de iniciativas en la Casa Museo y Centro de Interpretación, pues es un espacio idóneo para potenciar nuestra memoria colectiva.

La restauración y adecuación del edificio que hoy alberga el Centro de Interpretación se hizo con particular sensibilidad a su legado: erigido en 1922 como residencia del comandante de la base de Clayton, el edificio fue rehabilitado por la Fundación Ciudad del Saber con la asesoría del historiador de arquitectura Eduardo Tejeira Davis, cuidando que los interiores renovados mostraran visiblemente elementos de las edificaciones de la época, ambientando, por ejemplo, la sala y el comedor de la casa completamente al estilo estético de una residencia zoneíta de la década de 1920.

El visitante del Centro tiene la oportunidad de hacer una breve pausa para conocer un momento del pasado y descubrir una especie de joya escondida. Rivera explica que muchos de ellos, incluso personas que asisten el campus con regularidad para hacer ejercicio o para participar de otros eventos que allí se desarrollan, se muestran gratamente sorprendidos por el contenido que encuentran en el Centro y otros sienten que la casa museo les hace recordar la residencia de sus abuelos o el lugar donde vivían cuando eran niños.

Un sitio para para intercambiar narrativas

El visitante tal vez descubra que, a diferencia de otros tipos de casas museos, el Centro de Interpretación va más allá de exhibir información: lo que busca, más bien, es revelar su sentido: el sentido evidente y el oculto: “el sentido que tuvo en origen y el que tiene hoy”, explica Rivera.  Y es que en el Centro también se cuenta la trayectoria del proyecto Ciudad del Saber mostrando la transformación que se ha venido llevando a cabo en su campus, así como los criterios que la inspiran y los proyectos que se realizan en él.

Ciudad del Saber posee un patrimonio de índole urbanístico, arquitectónico e histórico, y en ese sentido, el centro cumple una función clave, porque lo presenta de una forma comprensible a su público visitante. Rivera sostiene que aprender sobre esto vale la pena porque ayuda a “conservar y proteger bienes patrimoniales irremplazables cuya pérdida sería una laguna en la comprensión de un período especial en nuestra historia, aquella relacionada con la presencia militar de los Estados Unidos”.

En otras palabras, los visitantes tienen la oportunidad de decodificar por sí mismos por un lado la realidad actual y por otro, el pasado de este sitio, lo cual se convierte en una herramienta muy poderosa. Rivera opina que, como para muchos panameños, la antigua Zona del Canal era un lugar que, de difícil acceso, donde tal vez ocurrían sucesos que muchos desconocíamos, el Centro de Interpretación brinda entonces la oportunidad de descubrir sucesos que muchos no sabían, pero, sobre todo, “te da las claves suficientes para poder hacer comprensibles hechos bastante recientes, pero que no necesariamente se conocen”. Es a partir de allí que se pueden intercambiar experiencias: “las personas que vienen aquí suelen traer una versión de los hechos, pero muchas veces se llevan otra que se desencadena a partir de su descubrimiento del sitio o simplemente al ver una imagen o foto que les hace recordar alguna vivencia personal”.

Finalmente, el Centro de Interpretación sirve como un punto de partida para descubrir el resto de Ciudad del Saber, porque se une bien con la oferta cultural, deportiva y de esparcimiento del campus: “en el Centro encuentras una narrativa desde el punto de vista panameño, que no es fácil de encontrar en otros sitios o museos. Pero, por otro lado, al salir de aquí, te encuentras inmerso en el mismo campus cuyas anécdotas acabas de recorrer; ya no lo verás con los mismos ojos, sino desde una perspectiva distinta. Puedes valorar lo que aquí ocurrió, cómo el lugar ha cambiado, y lo más importante: se vive distinto, al comprender que somos agentes activos en la narrativa que, desde aquí, continúa escribiéndose para Panamá y el mundo”, puntualiza Rivera.

El Centro de Interpretación está abierto los lunes, miércoles, jueves y viernes de 10:00 a.m. a 5:40 p.m., el lugar tiene capacidad para unas 30 personas en simultáneo y la exhibición está pensada para un público mayor de 16 años.

Para tarifas, dirección y ampliar información, puedes consultar este enlace.

Compartir