El saber de la Ciudad – La Ciudad en el mundo: Riesgos y oportunidades

Fundación

La Ciudad hace parte del proceso de formación de un mundo nuevo en la historia de la Humanidad. Ese proceso ha sido llamado laglobalización, y hace parte de otro, más amplio, de formación y desarrollo del primer mercado mundial en la historia de la Humanidad, que está en curso desde hace (apenas) 500 años.

La creación de este mundo cada vez más interdependiente ha sido obra del capitalismo, cuyo desarrollo impulsa hoy la transformación del mercado internacional de ayer, en el mercado global de mañana. Está en la naturaleza del capitalismo que solo pueda existir “revolucionando incesantemente … el sistema todo de la producción, y con él todo el régimen social”. Por lo mismo, su desarrollo inauguró una época histórica caracterizada por “el constante y agitado desplazamiento de la producción, por la conmoción ininterrumpida de todas las relaciones sociales, por una inquietud y una dinámica incesantes”.

Así, ese desarrollo ha sido impulsado por la búsqueda de mercados “de una punta u otra del planeta”, hasta crear un mercado que le otorga “a la producción y al consumo de todos los países un sello cosmopolita”. En ese proceso la red de comercio se torna universal “y en ella entran, unidas por vínculos de interdependencia, todas las naciones”. Y esto abarca a un tiempo la producción material y la cultural, al punto de crear por primera vez en la historia la posibilidad de una cultura universal. [1]

Un proceso de tal complejidad se abre paso en la historia a través de conflictos generados por sus propias contradicciones. Esos conflictos pueden ser militares – como la Gran Guerra de 1914-1945, que culminó la transición del mercado colonial al internacional -, o de un carácter financiero y comercial – y a un ambiental – como los que afectan hoy al proceso de globalización. Esto hace muy importante estar atentos a los riesgos y las oportunidades que emergen en cada fase de su desarrollo.

Hoy, por ejemplo, el Foro Económico Mundial – que acaba de celebrar su 50ª sesión anual en Davos, Suiza -, nos advierte que se hacen sentir en el mundo “riesgos interconectados” de gravedad creciente, que van desde un crecimiento económico lento al deterioro ambiental del planeta, el desorden en Internet, y protestas sociales contra “los sistemas que exacerban la inequidad.” Todo esto, dice, indica que se agotan el tiempo y las oportunidades “para prevenir – o incluso mitigar – algunas de las consecuencias más graves de los riesgos globales”.

Visto desde la Ciudad, el Informe de Riesgos Globales 2020 del Foro Económico Mundial constituye una valiosa herramienta de prospección para la comunidad innovadora que nos hemos propuesto llegar a ser. Esa herramienta, en particular, nos indicacuáles factores de riesgo global pueden traducirse en oportunidades de innovación para el mercado de servicios de gestión de riesgos en la economía global.

Así, por ejemplo, la degradación ambiental demanda nuevas herramientas de gestión de la biodiversidad – cuyo deterioro afecta los sistemas de alimentación y de salud, y altera las cadenas de suministro -, de los sistemas de manejo del agua y de mitigación y adaptación al cambio climático. Otro orden de problemas se refiere a lo que el Informe llama las consecuencias de la “fragmentación digital.” Esto incluye desde facilitar el acceso equitativo a Internet, mejorar la gestión global de la tecnología, y prevenir la inseguridad cibernética, facilitando el aprovechamiento de todo el potencial de la próxima generación de tecnologías.

En ese mismo marco de incertidumbre, se requiere innovar los sistemas de salud del mundo, amenazados por las nuevas vulnerabilidades “que resultan de los cambiantes patrones sociales, ambientales, demográficos y tecnológicos”. Esto, además, contribuirá a preservar “los notables progresos en bienestar y prosperidad que han tenido el apoyo de los sistemas de salud durante el siglo pasado”.

Este panorama, añade el Informe, se ve agravado por el descontento ciudadano “con sistemas que no han sido capaces de promover el progreso”.  En ausencia de estabilidad económica y social, dice, “los países podrían carecer de los recursos financieros, el margen fiscal, el capital político o el apoyo social necesarios para encarar los principales riesgos globales”. Por lo mismo, concluye, no cabe “esperar a que se levante la niebla de incertidumbre geopolítica y geo económica”, pues limitarse a “seguir la corriente en la esperanza de que el sistema global hará “borrón y cuenta nueva” significa correr el riesgo de perder ventanas de oportunidad cruciales para encarar desafíos apremiantes”.

Lo fundamental, ante este entorno, es si deseamos un ambiente distinto debemos contribuir a la creación de una sociedad que sea diferente por ser a un tiempo próspera, equitativa, sostenible y democrática. Y la mejor manera de lograrlo será, sin duda, promover una innovación para el cambio social que convierta en oportunidades los riesgos que nos amenazan a todos, y contribuya a encararlos y superarlos.

Ciudad del Saber, Panamá, 31 de enero de 2020
Dr. Guillermo Castro, Asesor Ejecutivo de la Fundación Ciudad del Saber

———————————————————————

1. Marx, Karl y Engels, Friedrich: Manifiesto del Partido Comunista (1848) https://www.marxists.org/espanol/m-e/1840s/48-manif.htm

Comparte esto