Respuesta de Ciudad del Saber ante la Covid-19

El saber de la Ciudad: El 21 del XXI

Fundación
Los verdaderos procesos de transición histórica son largos, y suelen desarrollarse en espiral. Por eso, no debe sorprendernos que la prestigiosa revista The Economist considere que el año 21 del siglo XXI “promete ser particularmente impredecible, dadas las interacciones entre la pandemia, una recuperación económica desigual y una geopolítica conflictiva”. 1

Aun así, el Informe de Riesgos Globales 2020 publicado por el nos ofrece el siguiente cuadro de tendencias de tales riesgos, según la probabilidad de que ocurran y el impacto que tendrían: 2

10 principales riesgos globales de MAYOR PROBABILIDAD

1. Clima extremo
2. Insuficiencia de adaptación al cambio climático
3. Desastres naturales
4. Pérdida de biodiversidad
5. Desastres ambientales causados por el hombre
6. Fraude o robo de datos
7. Ataques cibernéticos
8. Crisis del agua
9. Fracaso de los gobiernos a nivel mundial
10. Burbujas financieras

10 principales riesgos globales de MAYOR IMPACTO

1. Fracaso en la adaptación al cambio climático
2. Armas de destrucción masiva
3. Pérdida de biodiversidad
4. Clima extremo
5. Crisis del agua
6. Ruptura en la infraestructura de información
7. Desastres naturales
8. Ataques cibernéticos
9. Desastres ambientales causados por el hombre
10. Enfermedades infecciosas

Estos listados nos ofrecen un panorama general de intereses estratégicos que tendrán expresión en el campo de los negocios y la innovación, que a su vez indica tendencias claras en el mercado de servicios de gestión del conocimiento como los que ofrece la Ciudad, en campos como la gestión ambiental, las tecnologías de la información, los servicios financieros y la salud. Estas tendencias, a su vez, hacen parte de una visión panorámica de gran riqueza y complejidad, que lleva al Informe a plantear que el mundo

no puede esperar a que la confusión de la incertidumbre geopolítica y geoeconómica termine. Optar por superar el periodo actual con la esperanza de que el sistema global se “recupere”, corre el riesgo de perder oportunidades decisivas para abordar los desafíos más urgentes. En cuestiones clave como la economía, el medio ambiente, la tecnología y la sanidad pública, las partes interesadas deben encontrar la manera de actuar rápidamente y con determinación en un panorama mundial inestable.

El Informe organiza este panorama en cuatro campos principales. El primero, referido a la inestabilidad en el sistema mundial, enfatiza el hecho de que fuerzas “económicas, demográficas y tecnológicas potentes están dando forma a un equilibrio nuevo de poder”. De aquí resulta que “los estados están viendo cada vez más oportunidades y desafíos a través de objetivos unilaterales”, con lo cual pierden validez “las estructuras de las alianzas y los sistemas multilaterales”, pues los Estados “cuestionan el valor de los marcos legales a largo plazo, adoptan posturas más nacionalistas en la búsqueda de agendas individuales, y sopesan las posibles consecuencias geopolíticas del desacoplamiento económico”. Con ello, “las partes interesadas se concentran en la ventaja geoestratégica inmediata y no logran concebir o adaptar los mecanismos de coordinación durante este periodo inestable”, con lo cual “las oportunidades de acción sobre las prioridades clave podrían desaparecer”.

En lo que hace a la estabilidad económica y la cohesión social, el Informe considera que la limitación en barreras comerciales, la prudencia fiscal y la inversión mundial sólida, “que se consideraban fundamentales para el crecimiento económico, se están debilitando a medida que los líderes avanzan en sus políticas nacionalistas”, lo cual “podría debilitar la capacidad de los gobiernos para adoptar medidas decisivas en caso de que se produzca una recesión”.

El tercer campo aborda las amenazas climáticas y pérdida acelerada de la biodiversidad. Los riesgos de este origen habían ido ganando en relevancia en los cinco Informes anterior, pero ahora “dominan los principales riesgos a largo plazo por probabilidad”. El “fracaso en la mitigación y adaptación al cambio climático”, en particular, es percibido como el mayor de esos riesgos por su impacto y por su probabilidad en la próxima década.

A esto se agrega la preocupación por la acelerada pérdida de biodiversidad, cuyas implicaciones van “desde el colapso de los sistemas alimentarios y sanitarios hasta la interrupción de cadenas de suministro completas”. Y a esto cabría agregar el colapso de ecosistemas que ofrecen condiciones naturales de producción – como el agua, los suelos, el procesamiento de desechos y la captura de gases de efecto invernadero – cuya restauración tiene un alto costo y una prolongada duración.

Por otra parte, si bien las Tecnologías de la Información y la Comunicación aportan ya enormes beneficios económicos y sociales a gran parte de la población mundial, encaran factores de riesgo como el acceso desigual a Internet, la falta de un marco legal de gobernanza para la tecnología global y la inseguridad. La incertidumbre geopolítica y geoeconómica, incluida la posibilidad de que el ciberespacio esté fragmentado, también amenaza con impedir que se aproveche todo el potencial de las tecnologías de la próxima generación.

Por último, este examen aborda la posibilidad del colapso de los sistemas sanitarios existentes en todo el planeta. Las nuevas vulnerabilidades derivadas de los cambios en los patrones sociales, medioambientales, demográficos y tecnológicos amenazan con deshacer los avances impresionantes en el bienestar y la prosperidad que los sistemas sanitarios han sustentado durante el último siglo.

Para el Informe, aún hay espacio para encarar estos riesgos, “pero la ventana de oportunidad se está cerrando”. Se necesita la acción coordinada de múltiples partes interesadas para mitigar las peores consecuencias y aumentar la capacidad de recuperación de las comunidades y las empresas. Hace falta, en breve, promover iniciativas de gestión del conocimiento capaces de vincular la innovación tecnológica al cambio social que abra paso a la sostenibilidad del desarrollo de la especie que somos.

Ciudad del Saber, Panamá, 20 de noviembre de 2020
Dr. Guillermo Castro, Asesor Ejecutivo de la Fundación Ciudad del Saber

—————————————————————–

1. “El mundo en 2021. Diez tendencias a seguir en el próximo año. Una carta de Tom Standage. The Economist, 16 de noviembre de 2020.

2. En https://www.zurichseguros.com.ec/es-ec/inicio/recursos-para-clientes-zurich/blog/articles/2020/01/informe-riesgos-globales-2020

Comparte esto