La Fundación Ciudad del Saber operó sus primeros 17 años en Clayton en unos espacios de la Guerra Fría heredados del Comando Sur de EE.UU., con pocas remodelaciones.

Largos pasillos oscuros y paredes de gypsum creaban laberintos y ambientes casi sin ventanas ni luz natural, que poco favorecían la interacción y el bienestar de los miembros del equipo de la fundación. Para seguir avanzando en su misión de generar cambios sociales positivos, la organización necesitaba evolucionar hacia otro nivel; para ello se puso en marcha en 2015 un proyecto de nuevas oficinas.

Se contó para ello con la firma panameña de arquitectos Edward McGrath & Associates, la cual trabajó en el diseño junto a un equipo interdisciplinario de la fundación, con el objetivo de dotar al personal, los clientes y los visitantes de un espacio de trabajo que potenciara la colaboración e inspirara a todos.

El diseño de las oficinas inauguradas en 2017 refleja la identidad, la cultura institucional y los valores de la ONG, destacando entre ellos la transparencia, la conectividad y la apertura de los espacios, así como la honestidad en el uso de los materiales.

Otro de los logros del proyecto ha sido facilitar la comunicación, la colaboración y el trabajo en red de los miembros del equipo. Para ello, se diseñó con la intención de generar un equilibrio entre los espacios cerrados y los espacios abiertos, así como las áreas para encuentros formales e informales, de forma que se estimulara la innovación en los colaboradores y se favoreciera la generación y el intercambio de conocimientos.

El diseño de las nuevas oficinas ha potenciado la productividad de los colaboradores, de manera que el tiempo y recursos invertidos en alcanzar las metas y desarrollar los proyectos son ahora mejor aprovechados, incrementando la calidad de las áreas de trabajo y por ende el bienestar, ofreciendo a todos luz natural, vistas al exterior, ergonometría, calidad del ambiente interno y espacio equitativo según sus funciones.

La fundación ha implementado las mejores prácticas de sostenibilidad en el diseño, construcción y operación de sus nuevas oficinas, destacando los siguientes principios como prioritarios: el consumo eficiente de energía eléctrica y agua potable, el uso de materiales inocuos y no contaminantes, el acceso a iluminación natural, la calidad del aire interior y el manejo adecuado de los desechos sólidos. De igual forma, el proyecto buscó minimizar el impacto ambiental y optimizar los costos tanto en la etapa de ejecución de las obras, como en la de operación de las nuevas instalaciones.

Las oficinas de la fundación ha sido certificadas LEED Platinum por el Green Building Certification Institute, en la categoría de diseño de interiores.

SENSIBILIDAD HISTÓRICA

En 2013, antes de iniciar el proyecto de las nuevas oficinas, se llevó a cabo una rehabilitación del ala del edificio #104 de Ciudad del Saber que ocupa la fundación.  Esta intervención volvió a dar a los vanos de las ventanas las amplias dimensiones originales y removió elementos añadidos, la mayoría en la década de 1960: cielorrasos suspendidos, paredes y revestimientos.

Con ello se devolvió la amplitud y continuidad a los espacios interiores, así como su austero aspecto industrial original, dejando desnudas las superficies de hormigón de sus losas encofradas y sus pilares. De igual forma, la rehabilitación permitió rescatar la conexión visual de los espacios interiores con el exterior y las vistas hacia el Canal de Panamá.

La FCdS requirió a  Edward McGrath & Associates que su propuesta conciliara los valores históricos del edificio con una imagen estéticamente de vanguardia, y los requerimientos de una edificación sostenible.

Compartir