La Cervecería Feroz abrirá pronto sus puertas para el público en el campus con su taproom con alrededor de 70 puestos. La idea es que las personas puedan llegar y tomarse una cerveza fresca justo donde se hace: en la galera 215 frente a La Plaza.

Artesanal vs Industrial

Ahora que tengo el paladar para disfrutar de una buena cerveza aproveché para hablar con el socio fundador y head brewer de la Cervecería Feroz, Antonio González Ruíz, quien me explicó que una cerveza artesanal por lo general es elaborada con ingredientes tradicionales, usando 100% malta sin aditivos como azúcares más baratas, ya sea maíz o arroz y enzimas para poder transformar las azúcares. Se produce en cantidades pequeñas (menos del 2.5% de litros vendidos en el país según la Asociación Cervecera Artesanal de Panamá, ACAP) e incentiva a la innovación con un sentido de aventura, buscando hacer cervezas distintivas o en algunos casos tratando de recrear estilos antiguos.

“Las cervezas masivas generalmente usan entre un 30% y 50% de maíz o arroz como aditivo en los ingredientes del macerado y malta de cebada de seis hileras para poder abaratar costos en la producción, además de tener una actitud totalmente agresiva y combativa ante la competencia. La cerveza artesanal busca utilizar maltas de cebada de dos hileras, sin utilizar estos aditivos que usan las masivas”, me explicó.

Antonio y su equipo empezaron a hacer cervezas en casa, buscando probar estilos que no se conseguían en Panamá, mientras experimentaban. Con el pasar de los años, la pasión por la cerveza fue creciendo cada vez más y fueron ganando un aprendizaje invaluable a través de cursos y capacitaciones, colaborando con otros cerveceros, participando en festivales internacionales y siendo premiados por su cerveza.

La Cervecería Feroz tiene ese nombre porque buscaban algo que transmitiera ese espíritu salvaje, indomable y aventurero que se complementa con estar cerca de la jungla y a las orillas del Canal. “Buscamos que nuestras cervezas sean una aventura. Queremos hacer cervezas experimentales, pero fáciles de tomar”, añadió.

¿Cómo se hace una cerveza artesanal?

La elaboración de una cerveza artesanal empieza con decidir qué estilo queremos hacer. Hay más de 30 estilos y sub-estilos a escoger, entre las familias de las lagers, ales y sours. Una vez determinamos el estilo, empezamos a trabajar la receta escogiendo las maltas, lúpulos, levadura y adaptando el perfil del agua para la cerveza que queremos. El proceso es relativamente sencillo: se inicia con la maceración de las maltas, donde a los granos molidos se les agrega agua caliente para transformar los almidones de estos en azúcares fermentables. De allí se pasa a la olla donde entra en ebullición y se le agregan los lúpulos. Una vez se termina el proceso de cocción, se enfría rápidamente, bajando a la temperatura de fermentación para luego pasar el mosto al fermentador, donde se le agrega la levadura. Una vez termina de fermentar, se baja la temperatura y se deja madurando un tiempo para luego pasarlo a botellas, latas o barriles y servirla.

¿Por qué Ciudad del Saber?

¡La ubicación es fenomenal! Tiene una historia y una mística increíble, habiendo sido una base militar que ahora se ha convertido en un centro de aprendizaje y cultura. Hay más de cinco mil personas trabajando o estudiando en CdS, lo que también para nosotros representa una gran ventaja, contar con una comunidad que pueda convertirse en parte de nuestra familia feroz. Tampoco se puede dejar atrás el hecho de que estamos entre el Canal y la jungla. El ambiente del área fue una de las cosas que nos enamoró.

******************

Como lo pone Antonio: una de las cosas que más me gusta de la industria independiente en Panamá –y en gran parte del mundo– es el sentido de colaboración y camaradería entre todos los cerveceros y distintas cervecerías.

Compartir