Reciclar, resocializar y reinsertar: cómo un centro penitenciario le da significado a las 3R

Cooperación y solidaridad

Cuando el desarrollo humano es una prioridad y el cuidado del ambiente se tiene como una meta no negociable ocurre una fórmula única para un proyecto sostenible; este es el caso de EcoSólidos.

De acuerdo al Director General del Sistema Penitenciario de Panamá, Etéreo Armando Medina, se trata de un proyecto sin precedentes en Panamá y en el mundo, que unió de forma estratégica al Centro Penitenciario La Joyita y al Comité Internacional de la Cruz Roja, para abrir paso a un modelo pionero que fusiona la actividad del reciclaje, la resocialización y la resinserción de privados de libertad.

La llegada de EcoSólidos al centro ha hecho posible el reciclaje el 80% de la basura que se produce en el lugar, contribuyendo así a reducir considablemente la contaminación y los problemas de salud a raíz de la mala disposición de los desechos. Asimismo, el proyecto ha abierto las puertas para que se lleven a cabo otro tipo de programas, tales como la donación de más de 5,000 plantones para reforestación y la creación de barreras bases para evitar que la basura llegue a los océanos.

Para el Jefe de la Delegación Regional para Panamá y el Caribe del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Gisueppe Renda, con sede en el campus de Ciudad del Saber, se trata de una iniciativa única que nace con el objetivo de transformar un problema en una oportunidad.

Recientemente, Renda nos contó su experiencia y su visión al participar y liderar, junto al SistemaPenitenciario de Panamá, este programa que supone un hito de colaboración ambas entre instituciones y sobre todo, un programa modelo que va mucho más allá que una iniciativa ambiental.

En este tiempo, ¿cuál podría decir usted que ha sido el mayor logro del programa?

El mayor logro está en el futuro de cada uno de los privados de libertad que participan del programa, es decir lo que ocurre luego de que salen de prisión y lo que le están devolviendo a la sociedad.

Geo Azul es nuestro principal aliado para esta etapa, ya que se está encargando de gestionar el personal de EcoSólidos que se beneficia con las figuras de libertad vigilada o prelibertad, ofreciendo un espacio temporal (transicional) de trabajo a los privados de libertad beneficiados con esta norma para darles una oportunidad laboral, mientras se reintegran a la sociedad. Esta ventana de tiempo es crucial para una verdadera reinserción. El porcentaje de efectividad en 2018 fue de 99%, de 70 privados de libertad, bajo la responsabilidad de Geo Azul, solo uno regreso a la cárcel.

Desde su punto de vista, ¿cuáles han sido los mayores desafíos y cómo los enfrentó?

Trabajar en un centro penitenciario tiene sus propios retos y ritmos, adaptarnos a estos definitivamente es un desafío. Lograr coordinar con todos los actores del proceso también condiciona la velocidad para desarrollar el proyecto. Trabajar codo a codo con las autoridades penitenciarias nos ha beneficiado mucho. El conocimiento de las autoridades de Panamá como país en el cual se desarrollan acciones del CICR ha facilitado nuestro trabajo.

¿Qué cree usted que ha hecho posible la sostenibilidad del programa en el tiempo?

El compromiso de los privados de libertad y como valoran el programa, la apropiación por parte de las autoridades y su disponibilidad para liderar el proceso ha garantizado el éxito y la continuidad del proyecto. Además de exponer a EcoSólidos para que se conociera, incluyendo a lo interno del CICR. Esto ha logrado la valoración del programa, fortalecimiento y preparación para exportarlo.

¿Cuál consideraría que es el mayor aporte del programa al país?

EcoSólidos le está enseñando a Panamá a reciclar, a reforestar árboles nativos en bosques panameños. Las barreras de contención de basura que se están instalando en los ríos de la ciudad son confeccionadas en EcoSólidos con material reciclado. La lección que los privados de libertad le están dando al país es de gran valor. EcoSólidos está poniendo el reciclaje de moda en Panamá.

En el punto en el que está, ¿cuáles son próximos pasos?

EcoSólidos es un programa altamente, sostenible, con un importante potencial de desarrollo. El sistema penitenciario busca ofrecer plazas de empleo y de resocialización a las personas privadas de libertad. Muchas de ellas quieren trabajar, aprender y devolver algo a la sociedad.

Acercar el mundo exterior al programa es un reto para todo el involucrado y lo estamos logrando. Para esto, es importante el intercambio con otros países. Ya muchos sistemas penitenciarios han manifestado su interés por realizar visitas a EcoSólidos. Hay algunos que tienen otros programas ocupacionales que pueden ser de interés para Panamá. El CICR está determinado en darles una plataforma para que puedan intercambiar experiencias.