Millones de niños y niñas en América Latina ven interrumpida su niñez a causa de los altos índices de violencia

Compartir en



La violencia extrema, la maternidad adolescente y las desigualdades sociales y económicas son las principales causas para que millones de niños y niñas de América Latina y El Caribe no puedan gozar plenamente de sus niñez, de acuerdo con las conclusiones de un nuevo informe de Save the Children. El informe incluye un índice mundial en que se clasifican los países donde la niñez enfrenta más peligros y aquellos donde enfrenta menos peligros.

El informe “En deuda con la niñez”, publicado con motivo del Día del Niño, concluye que al menos para 30 millones de niños y niñas —y probablemente para millones más— la promesa del disfrute de una niñez plena se ha desvanecido antes de tiempo.

De acuerdo al informe, América Latina y El Caribe es la región con las tasas de homicidio infantil más altas del mundo como consecuencia del aumento de los niveles de violencia. La probabilidad de ser matado es al menos 2,5 veces más alta para un niño, niña en LAC que en cualquier otra región.

Victoria Ward, Directora Regional para América Latina y El Caribe, afirmó: «A los niños y las niñas que crecen en una sociedad violenta, que son víctimas de las pandillas y del crimen organizado, aquellos que tienen que dejar su hogar a causa de la inseguridad se les priva de todo lo que los convierte en niños y niñas. Es inaceptable que en 2017 millones de niños y niñas en nuestra región aún no puedan ejercer el derecho a estar protegidos, a aprender, a crecer y a jugar. Debemos —y podemos— hacer más».

Juan*, un niño salvadoreño de 13 años, perdió a su primo hace poco más de un año debido a la violencia de las pandillas. «Era como si fuera mi hermano (...). Yo nunca había experimentado este dolor. A veces, veo en las noticias que han matado a alguien, algo normal en este tiempo. Espero que me perdonen por decir esto, pero es un chiste cruel que todos los días muera alguien; la gente joven desaparece o la matan».

Otro de los peligros que enfrentan la niñez, sobre todo las niñas, en la región es la maternidad adolescente. Según el informe, la tasa de natalidad entre las adolescentes es la segunda más alta de todas las regiones, después de África: 1 de cada 13 niñas entre 15 y 19 años dan a luz anualmente. República Dominicana, Nicaragua, Guyana y Guatemala son los países con las tasas más altas.

A pesar de que la tasa de natalidad entre las adolescentes ha disminuido desde fines de la década de los 90, esta permanece alta en zonas pobres y desfavorecidas. Según informes de Naciones Unidas, los índices de embarazos son de 3 a 5 veces mayores entre adolescentes de recursos limitados que entre adolescentes que cuentan con recursos económicos.

El informe también revela:

·LAC tiene la tasa de homicidio infantil más alta de todas las regiones en el mundo (12,6 por 100.000): Es cuatro veces el promedio mundial (3,0 por 100.000)

·Más de 10% (14 millones) de niños y niñas en edad escolar no asisten a la escuela. Este indicador es más alto en Guatemala y Honduras, donde también tienen las tasas más altas de violencia y desplazamiento.

·6 millones de niños y niñas de 0 a 4 años tiene retrasos en el crecimiento.

·1 de cada 10 niñas entre 15 y 19 años están casadas o en unión.

·1.3% de la población de la región está en condición de desplazada. En Colombia la cifra asciende a 15% y en Honduras.

·Chile, Costa Rica, Argentina y Cuba son algunos de los países con mejor desempeño en el índice, todos ellos con tasas de violencia mucho más bajas que el resto de la región. De hecho, Cuba también tiene una de las tasas más bajas de mortalidad de niños y niñas menores de 5 años en el mundo.

A pesar de estos hallazgos, se han registrado ciertos progresos en la región. La tasa de matrícula en la escuela primaria aumentó de 87% en 1990 a 94% en 2015 y se redujo la tasa de mortalidad de menores de cinco años en un 69% en el mismo período. Sin embargo, el progreso no se ha dado de manera equitativa y millones de niños y niñas todavía ven interrumpida su niñez debido a quiénes son o donde viven.

Al igual que con su campaña Hasta el Último Niño y Niña, Save the Children insta a los gobiernos a aumentar y mejorar la inversión en la niñez; cambiar las leyes para asegurar la protección frente a la violencia extrema y la promoción de los derechos sexuales y reproductivos de los y las adolescentes; fortalecer los sistemas nacionales de protección para que los niños y niñas migrantes y desplazados internos estén protegidos y reciban atención de calidad.

La organización, que lucha por los derechos de la niñez, tiene programas dirigidos a proporcionar acceso a atención de salud, refugio, educación, capacitación profesional y protección contra todo daño o peligro a los niños y las niñas más marginados y excluidos, que viven en lugares de difícil acceso en el mundo.

Si desea hacer una donación o firmar una petición por la que se insta a los gobiernos de América Latina y El Caribe a aumentar la inversión en la infancia, visite endofchildhood.org.