La Tauromaquia

Compartir en



Fecha: 25 de octubre al 25 de noviembre de 2017

Hora: 6:00 p.m. (inauguración)

Lugar: Sede Central de la Universidad Latina, Av. Ricardo J. Alfaro

La Fundación Universitaria Iberoamericana, afiliada a Ciudad del Saber, se complace en invitarles a la inauguración de la exposición de 40 grabados de Francisco de Goya, obra cultura de FUNIBER, que tendrá por sede la Universidad Latina de Panamá. Es la primera vez en la historia que tendremos esta colección de grabados en Panamá.

El acto inaugural será el día miércoles 25 de octubre a las 6:00 p.m. en el edificio central de la Universidad Latina, situado en la Avda. Ricardo J. Alfaro.

Las obras se exhibirán del 25 de octubre al 25 de noviembre de 2017.

¡Compartan un momento de solaz con la magia del genio aragonés!

La Tauromaquia: Goya en Panamá

En ocasión de los 20 años de la Fundación Universitaria Iberoamericana, y con la anfictionía generosa de la Universidad Latina de Panamá, arriban a suelo panameño las artes taurinas grabadas por Francisco de Goya y Lucientes, en esta serie (que consta de 40 grabados numerados del 1 al 33; y de otros siete identificados de la A a la G), realizada en el año 1816. La colección constituye es el ejemplar XVIII de 200, y pertenecen a los fondos de la obra cultural de FUNIBER.

Es la primera vez que esta colección goyesca visita las tierras del istmo panameño, donde las artes de la lidia han formado parte de la herencia cultural, con todo lo de bárbaro y dramático que la fiesta de toros tiene en el enfrentamiento –a muerte o no- del hombre y la bestia. Así se podrá apreciar el venero de donde mana una de nuestras tradiciones vivas, que como todo lo humano también cambia.

Confiamos que el público justiprecie este esfuerzo no sólo para valorar el logro estético del genio que buriló las imágenes, sino para meditar y debatir sobre mentalidades, cultura e historia que esas mismas imágenes reflejan con tanta fuerza y gracia. El ojo crítico de Goya, que tanto presagió la modernidad, nos invita a mirar lo cotidiano con singular penetración y permanente asombro.

Gregorio Urriola Candanedo, M.Sc.

Director

FUNIBER/Panamá

El Pintor: FRANCISCO DE GOYA Y LUCIENTES

Pintor aragonés, español y universal, considerado   precursor de la modernidad en España, pues fue el primer pintor que declaró la libertad del artista y su derecho a dar rienda suelta a la imaginación para expresar sus sueños y fantasías. De él abrevan el expresionismo, el impresionismo, el surrealismo e incluso del estilo popular denominado underground.  

Autor de célebres pinturas como “Los fusilamientos del 3 de mayo”, “La maja desnuda”   y “La maja vestida”, así como de los crudos retratos de la familia de Carlos IV, Goya convirtió el arte del grabado en una obra de categoría pictórica.

En 1789 creó la obra gráfica de “Los caprichos”, el primero de los cuales era su retrato. En la leyenda que lo acompañaba escribía: “Francisco de Goya pintor”, como para resaltar que no existía diferencia entre sus lienzos y sus grabados.

La obra citada, “Los Caprichos”, ha sido considerada como la mejor crítica social realizada hasta la época. Sus “Desastres de la guerra” no han sido superados en su crudeza, en el reflejo y denuncia de las calamidades de la guerra. Y por fin su obra póstuma: “Los disparates” o “Sueños”, constituyen la primera obra estrictamente surrealista pues establece las bases de ese futuro movimiento artístico.

La obra: LA TAUROMAQUIA

La obra expuesta, La Tauromaquia, huye de la crudeza de Los Caprichos, y es como descanso ante la visión pesimista de la realidad que en aquella exhibe Goya. Su frase: “La razón produce monstruos”, expresada en uno de sus Caprichos y tomada como máxima por el surrealismo por Andre Breton, da paso a una obra más lúdica y menos comprometida que, sin embargo, refleja también las partes más crudas y dramáticas de la llamada fiesta nacional (de España).

En esta obra grabada en su vejez, muestra los primeros toreros árabes, la lucha del toro contra los perros, los caballos con las tripas al aire al ser corneados y la muerte de Pepeillo que causó una gran consternación y un movimiento contrario al toreo por parte de la propia reina y de la corte. Describe también y representa gráficamente de forma magistral las distintas artes del toreo y su aspecto más festivo en el que los maestros ejecutan malabares y burlas al toro.

Es evidente que Goya amaba el toreo y se dice que incluso lo practicó en su juventud, pero también que no era ajeno a la parte dramática y brutal de esta fiesta tan española.

Técnicamente la obra experimenta con aguafuertes y aguatintas consiguiendo efectos plásticos de gran singularidad e impacto.  Baste observar la lámina en que el picador, suspendido en el aire,   divide el espacio en las zonas de sol y de sombra.

Recomendamos que  observen los grabados situados en un contexto histórico en el cual, si había movimiento en contra del toreo, era por el daño que podría sufrir el torero y en ningún caso por el sufrimiento de los toros.”

Doctor Federico Fernández Díez

Comisario