Menú Ciudad del Saber
  • Aguaitar: espiar, observar sigilosamente
  • ¡Ayala vida!: la interjección que identifica a cualquier panameño esté donde esté. Tiene numerosas variaciones, como "¡ayala bestia!", "¡ayala peste!" y otras en las que se acompaña ayala con palabras consideradas sucias o vulgares.
  • Buay: tipo, hombre. Del inglés guy. Es creación del inglés colonense.
  • Buco: mucho, en cantidad. Proviene del adjetivo francés beaucoup dicho al revés.
  • Cachimbón: un tipo que se las sabe todas. De la palabra brasileña cachimba, que significa pipa.
  • Cartucho: no es de bala ni de dinamita, es una bolsa plástica.
  • Congo: bobo, ingenuo, fácil de engañar. También es el nombre de una cultura afro-descendiente de la provincia de Colón.
  • Chen-chen: dinero. Del mandarín chien que posee el mismo significado.
  • Chicha: originalmente era el nombre de la bebida alcohólica de maíz indígena. En Panamá es el nombre genérico de cualquier jugo al que se le añade agua y azúcar.
  • Chupata: reunión de amigos que sirve de excusa para tomar alcohol hasta no poder más. Si la o lo invitan a una, ya queda advertida o advertido.
  • Chombo: palabra africana que denota a un hombre de raza negra. Para muchas personas esta palabra puede ser peyorativa.
  • ¡Dale alante!: puede significar dos cosas, o ¡apúrate! o ¡lárgate! El contexto le marcará el sentido.
  • Dar pena: Algo da pena cuando causa vergüenza o está muy malo. "Ese cantante da pena: canta muy mal". Los panameños usan la expresión me da pena para decir que algo les da vergüenza.
  • Estar bravo: es la expresión más común para decir que se está enojado.
  • Guial: muchacha, chica, usado muy coloquialmente. Proviene del inglés girl.
  • Joven: es el apelativo genérico para referirse a cualquiera que atienda en un almacén o en un restaurante. En el caso de las mujeres evita las ambivalencias del uso de señora o señorita.
  • Lavamático: una lavandería bien panameña.
  • Ñapa: es una añadidura voluntaria que le hace un vendedor de comestibles a un cliente. Es cada vez menos frecuente que un vendedor ofrezca una ñapa. La práctica es común en algunos vendedores de chichas o raspaos de la Avenida Central y el Casco Viejo.
  • Negro vs moreno: Existe la costumbre de llamarle moreno a la persona de raza negra, por temor a ofenderla. Es un eufemismo que tiene su origen en las raíces más profundas de la historia colonial de Panamá.
  • Palo: Así se le llama comúnmente al árbol.
  • ¡Parada!: grito que debe lanzar si quiere bajarse de un bus. Recuerde gritar antes de su parada, que también se refiere a los lugares establecidos para que los buses se detengan.
  • Pasar páramo: pasar por dificultades muy duras, al mejor estilo de Juan Rulfo.
  • Pavo: es el personaje que va casi colgado de la puerta de los buses panameños. Grita información esencial para el usuario, como la ruta del bus, las paradas principales y la disponibilidad de puestos. Algunos prefieren que les digan "secretarios".
  • Pelao: si España tiene su chaval, México su chavo y Argentina su pibe, Panamá tiene su pelao.
  • Pipa: ésta no se puede fumar, porque se trata del coco en su estado más joven. El agua de pipa es uno de los refrescos naturales más populares en Panamá. Se abre el coco y se bebe el agua que está en su interior. Sin misterio.
  • Ponchera: Solía ser el recipiente para servir el ponche en las ocasiones especiales. Hoy ponchera abarca más que la bebida de la fiesta. Implica diversión desenfrenada o sexo a granel.
  • Sencillo: puede tratarse de una persona de carácter humilde y modesto. También se refiere a denominaciones pequeñas de dinero, generalmente monedas, para comprar cosas de bajo costo o pagar un pasaje de autobús.
  • Ser un plomo: no servir para nada.
  • Tío/tía: así se le dicen a las personas mayores en la calle. Como algunos se ofendían porque les decían abuelo, entonces se les cambió el parentesco.
  • Vaina: cosa cualquiera. Es el stuff inglés o el truc francés.
  • Wachimán: celador, cuidador. Del inglés watching man.
  • Zoquete: palabra muy interiorana. Su significado gira en torno a idiota e iluso. Por si acaso, cuídese de ellos.